Los fosfolípidos son compuestos químicos orgánicos que ocurren de manera natural. Son los bloques constitutivos de las membranas que rodean las células de todos los organismos vivos. En el cuerpo humano, los fosfolípidos están presentes en concentraciones particularmente altas en la médula ósea, el cerebro, el hígado y el corazón. Esos fosfolípidos que contienen ácidos grasos esenciales se conocen como “fosfolípidos esenciales".

El fosfolípido más importante desde el punto de vista del normal funcionamiento del hígado es la fosfatidilcolina (fosfolípidos vinculados a la molécula colina). Representa aproximadamente el 40% de todos los fosfolípidos que forman las membranas celulares. (1) En casi todos los casos de daño hepático, sin importar la causa, las membranas celulares de los hepatocitos presentan daños. (1)

¿Por qué es esencial para tu hígado la fosfatidilcolina?

La fosfatidilcolina es un nutriente necesario para el funcionamiento adecuado del cuerpo

  • La fosfatidilcolina (fosfolípidos vinculados a la molécula colina) es una molécula biológica grande que es un bloque constitutivo universal de las membranas celulares. Participa en muchos procesos importantes:
  • Protégé el hígado del daño oxidativo causado por el alcohol, (2)
  • Está involucrada con la metabolización de la grasa y el colesterol, (1)
  • Reduce la deposición y acelera la eliminación de grasa del hígado, (1)
  • Tiene un efecto protector de las células hepáticas, conocidas como hepatocitos. (1)

La deficiencia de fosfatidilcolina puede tener un efecto sobre el hígado:

¿La fosfatidilcolina es necesaria solo para el hígado?

Como el ingrediente principal de todas las membranas celulares, la fosfatidilcolina realiza diferentes funciones en el cuerpo: (3)

  • Apoya al metabolismo,
  • Retrasa el proceso de envejecimiento,
  • Apoya el funcionamiento del sistema nervioso,
  • Mejora la concentración y la memoria,
  • Reduce el riesgo de la ateroesclerosis.

Los fosfolípidos con altos niveles de fosfatidilcolina que contienen ácidos grasos esenciales no saturados proveen beneficios clínicos comprobados en el tratamiento de enfermedades hepáticas

Como lo han demostrado los estudios de investigación, los fosfolípidos esenciales entregados al cuerpo son incorporados por las membradas celulares dañadas de las células hepáticas y contribuyen a la regeneración hepática a través del incremento de la actividad metabólica y estimulando la regeneración de los hepatocitos (células hepáticas).

El efecto positivo de los fosfolípidos esenciales con una alta concentración de fosfatidilcolina ha sido confirmado en el tratamiento de las enfermedades del hígado de diferentes orígenes:

Enfermedad del hígado graso alcohólico y no alcohólico

En el tratamiento de la disfunción del tracto biliar

Daño hepatotóxico (medicinas, drogas ilícitas)

Complementariamente en la hepatitis viral. (4)

¿Dónde puedes encontrar fosfolípidos con fosfatidilcolina?

Tomar 800mg diarios de fosfatidilcolina con comida puede acelerar significativamente la regeneración hepática. (4)


CUIDA A TU HÍGADO TODOS LOS DÍAS CON ESENCIAL®

Conoce más sobre Esencial® y su triple acción


    1. Kozłowska-Wojciechowska M. Fosfolípidos esenciales. Terapia Junio 2014;6 No. 2 (307):13-15 

    2. Aleynik S.I., Lieber C.S.  Polyenylphosphatidylcholine corrects the alcohol-induced hepatic oxidative stress by restoring s-adenosylmethionine Alcohol Alcohol May-Jun 2003;38(3):208-12. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/12711653/ accessed on: 14/05/2021 

    3. Siepka E. et al. Características de la actividad biológica de los fosfolípidos de yema; Comida. Ciencias. Tecnología. Calidad, 2015, 2 (99), 15 – 28 

    4. Kidd P. Fosfatidilcolina: un protector superior contra el daño hepático Alt Med Rev 1996;1(4):258-274