Hasta hace poco tiempo, se consideraba que las enfermedades hepáticas estaban principalmente vinculadas al consumo excesivo de alcohol o a la inflamación viral del hígado. El alcohol sigue siendo un problema importante que causa daños considerables a este órgano, pero estudios han comenzado a revelar que hay también otros factores, asociados a un estilo de vida poco saludable. Por consiguiente, una nueva enfermedad ha sido definida: la enfermedad del hígado graso no alcohólico. Se lo conoce también por sus siglas EHGNA y se refiere al engrosamiento del hígado por causas no relacionadas al alcohol.

Se estima que uno de cada cuatro adultos podría verse afectado por esta enfermedad. En una escala global, se calcula que podría haber mil millones de personas que viven con la EHGNA. (1)

El alcohol sigue siendo un problema serio que causa daños significativos al hígado

¿Cuáles son las causas de la EHGNA?

Aunque la EHGNA ha sido clasificada como una enfermedad de opulencia y es reconocida como una amenaza seria para la salud, su relación con las disfunciones metabólicas sigue siendo mayormente desconocida. Un panel científico internacional ha sugerido recientemente cambiar el nombre de esta enfermedad de "enfermedad del hígado graso no alcohólico" (EHGNA) a "enfermedad del hígado graso asociado al metabolismo" (EHGAM), para reflejar mejor el origen metabólico del desorden. (2)

Estudios de investigación de los factores que causan la EHGNA están aún en proceso, pero actualmente ya sabemos que pueden dividirse en causas genéticas y causas externas. Los factores de riesgo más conocidos de la EHGNA son:

¿Cuáles son los síntomas de la EHGNA?

Los síntomas comúnmente asociados con la enfermedad del hígado graso no alcohólico son:

Debilidad, fatiga

Malestar

Trastornos del sueño

Déficit de atención

Falta de apetito

Dolor en la región subcostal derecha (6)

¿Cómo se diagnostica la EHGNA?

La EHGNA se diagnostica mediante una entrevista clínica, resultados de exámenes de laboratorio e imagenología. Una confirmación de diagnóstico requiere el resultado de un examen histológico: una biopsia del hígado. (1) Durante el proceso de diagnóstico, es importante descartar otras causas para el hígado graso, tales como el consumo excesivo de alcohol o enfermedades hepáticas crónicas. (7)

En el análisis de la progresión de la fibrosis del tejido hepático en el desarrollo de la EHGNA, puede ser beneficioso utilizar pruebas diagnósticas no invasivas, tales como el puntaje de fibrosis EHGNA que analiza 6 factores: edad, IMC (Índice de Masa Corporal), resultados de exámenes de laboratorio: glucosa en la sangre, AST y ALT, conteo de plaquetas en la sangre, nivel de albumina. (1,7)

¿Cómo se trata la EHGNA?

El tratamiento primario usualmente incluye:

Pérdida de peso

Es recomendable perder el 10% del peso corporal, pero se observa mejorías incluso cuando el peso se reduce entre un 3-5% del nivel inicial (3)

Mejorar la alimentación

Su propósito es mejorar la EHGNA y reducir el riesgo del desarrollo de los desórdenes metabólicos que acompañan a la EHGNA. Se recomienda una alimentación baja en calorías con una reducción del 30% del contenido calórico alimenticio (3)

Actividad física

Se ha demostrado la reducción del contenido de grasa en el hígado a partir de un régimen regular de ejercicio. Adicionalmente, la actividad física reduce el riesgo de los trastornos metabólicos que acompañan a la EHGNA: diabetes y obesidad (3)

¿Cómo prevenir la EHGNA?

Para la prevención de la EHGNA debes concentrarte principalmente en mantener un estilo de vida y hábitos alimenticios saludables:

Preguntas frecuentes

    Las siguientes son las tres etapas que se distinguen en la EHGNA: (7)

    1. Enfermedad del hígado graso simple (EGHNA)

    2. Esteatohepatitis no alcohólica (EHNA)

    3. Cirrosis hepática

    Nuestro estilo de vida es en gran medida responsable por el desarrollo de la EHGNA. Al cambiar tus hábitos alimenticios y aumentar tu actividad física, lo que se traduce en una pérdida de peso, puedes influenciar de forma positiva la condición de tu hígado. Ha sido comprobada la reducción del contenido graso del hígado como resultado de la actividad física. También existe evidencia de que la pérdida de peso tiene un efecto positivo en los niveles de aminotransferasas en los exámenes de laboratorio, y una pérdida de peso >10% en la mayoría de pacientes lleva a una remisión (reversión) de la EHGNA. (3)


CUIDA A TU HÍGADO TODOS LOS DÍAS CON ESENCIAL®

Conoce más sobre Esencial® y su triple acción

Esencial®

Esencial® es un producto que no necesita receta médica, creado para personas que sufren de enfermedades hepáticas agudas y crónicas, tales como hepatitis (causada por una infección viral). Contiene 300mg de su ingrediente activo: fosfolípidos esenciales.


Conoce más sobre las enfermedades hepáticas más comunes