El alcohol es una sustancia psicoactiva conocida por los seres humanos por siglos. Su consumo es un elemento significativo de la vida social, pero desafortunadamente tienen un efecto nocivo a nuestra salud. Se estima que en Ecuador 4 millones de personas consumen alcohol de forma riesgosa y perjudicial. La escala del alcoholismo está constantemente incrementando. Hay aproximadamente 900,000 alcohólicos en Ecuador. (OMS 2014). Como es el órgano que metaboliza el alcohol en un 90%, el hígado es el que recibe la mayoría de los efectos negativos de su consumo.

El alcohol sigue siendo un problema serio que causa daño significativo a este órgano

¿Cuál es la causa de la enfermedad hepática alcohólica?

La causa principal del desarrollo de la enfermedad del hígado alcohólico es el consumo excesivo de alcohol. Genera anomalías en el parénquima hepático y disfunción en el hígado. (2) Beber más de 80g de etanol diariamente (el equivalente a 2 litros de cerveza, 1 litro de vino o 5-6 cocteles) aumenta significativamente el riesgo de la enfermedad hepática alcohólica. (3)

¿Cuáles son los síntomas del daño hepático alcohólico? (2)

El daño hepático alcohólico tiene diferentes síntomas, dependiendo del nivel de daño que tiene este órgano. Hay 3 etapas de daño hepático alcohólico: enfermedad del hígado graso alcohólico, hepatitis alcohólica y cirrosis alcohólica. (2)

Síntomas de la enfermedad del hígado graso alcohólico (2)

La enfermedad del hígado graso alcohólico es casi siempre asintomática. En ocasiones los pacientes reportan los siguientes síntomas poco específicos:

Debilidad

Fatiga

Falta de apetito

Síntomas de la hepatitis y cirrosis alcohólicas (2)

Los siguientes síntomas pueden presentarse en el caso de cambios más avanzados en la estructura y funcionamiento del hígado, causados por el consumo de alcohol:

  • Náusea,
  • Vómito,
  • Dolor abdominal,
  • Fiebre,
  • Cambios en la piel.

La cirrosis alcohólica se manifiesta como edema, ascitis, pérdida de peso, ictericia y fiebre.

¿Cómo se diagnostica la enfermedad hepática alcohólica? (3)

La confirmación del abuso de alcohol por parte del paciente es de gran importancia para el diagnóstico de la enfermedad del hígado alcohólica. Adicionalmente, el médico toma en cuenta la presentación de características clínicas y resultados de exámenes tales como:

  • Cuestionario AUDIT (Test de Identificación de los Trastornos Debidos al Consumo de Alcohol) – es un método simple y efectivo que ayuda a determinar la probablidad de problemas de alcoholismo,
  • Pruebas sanguíneas – niveles de enzimas hepáticas,
  • Examinación por imágenes del hígado – ecografía.

¿Cuál es el tratamiento para la enfermedad hepática alcohólica? (2)

En cualquiera de las etapas de la enfermedad del hígado alcohólica, un elemento esencial del tratamiento es la completa abstinencia del alcohol; es decir, abstenerse de ingerir cualquier cantidad de alcohol, sin importar lo pequeña que sea. Otros métodos de tratamiento son:

¿Cómo se puede prevenir la enfermedad hepática alcohólica? (3)

Para prevenir las enfermedades hepáticas alcohólicas es necesario restringir el consumo de alcohol y darle importancia a la nutrición saludable, de acuerdo a los principios de una alimentación balanceada.

Preguntas frecuentes

    1. Hígado graso: es la primera etapa del daño hepático, la desarrollan aproximadamente 90% de las personas que consumen cantidades excesivas de alcohol. (3) Puede desarrollarse incluso entre 3 y 7 días del consumo de alcohol en grandes cantidades. (2)
    2. Hepatitis: se caracteriza por mayor agrandamiento del hígado e inflamación, que causan daños severos a las células del hígado (hepatocitos). En el caso de hepatitis leve o moderada, la abstinencia del alcohol puede lograr revertir la mayoría de los cambios. (3)
    3. Cirrosis: es la etapa más avanzada de la enfermedad hepática alcohólica. Hay 3 fenómenos que se dan de manera simultánea en el hígado cirrótico: daño en las células hepáticas y en los procesos de su reparación, así como fibrosis en el tejido hepático. La cirrosis hepática puede ser un indicador para el transplante de hígado. (2)

    En el caso del hígado graso alcohólico, así como con la hepatitis leve a moderada, el cese completo del consumo de alcohol puede detener el desarrollo de la enfermedad e incluso revertir la mayoría de los cambios. (2,3)

    En el caso de hepatitis severa y cirrosis, especialmente en personas que continúan consumiendo alcohol, el pronóstico no es favorable y el transplante de hígado podría ser necesario. (3)


CUIDA A TU HÍGADO TODOS LOS DÍAS CON ESENCIAL®

Conoce más sobre Esencial® y su triple acción


Conoce más sobre las enfermedades hepáticas más comunes